Nature 33

       


Sonia Alarcón Parker

August 29, 2018

 

 

Please Scroll Down for English Version

Sonia Alarcón Parker, de 61 años, falleció el miércoles 29 de agosto por complicaciones de cáncer de pulmón. Era el final de un viaje de dos años que ella prefería no haber tenido que tomar, pero estaba lleno de alegría y felicidad más que decepción y tristeza. Cuando llegó su tiempo, fue llevada de manera rápida y con compasión. Hubiéramos preferido patear la piedra una vez más para adelante, pero había vivido una buena vida, cuidando todo lo que había conocido y amado por todos los que la conocían.

Ella es sobrevivida por su esposo de 32 años, Andrew, y cuatro hijos, Elizabeth, Andrew, Adriana y Daniel. Nació en Guayaquil, Ecuador, hija de Douglas Alarcón y Olga Suárez, por quienes es su gran dolor sobrevivir a ella. Ella tenía hermanos David, que la precedió en la muerte, Ana, José David, Daniel y Olga.

Su esposo e hijos fueron el centro de su vida, pero nunca olvidó a los que la criaron y a los que fueron criados con ella. También estuvo feliz de ayudar a sus sobrinos y sobrinas a lo largo de los años, pero no solo a ellos. Sonia era una tía a todo lo que conocía.

Ella amaba a Ecuador y estaba orgullosa de ser ecuatoriana-estadounidense. Ella tuvo la gran satisfacción de ser anfitriona del Consulado Ecuatoriano en Phoenix, muchas veces, para facilitar su servicio a la comunidad aquí.

Su lado estadounidense también fue muy importante para ella. Le encantaba vivir aquí con todas las oportunidades para avanzar, sus libertades y seguridad.

Sonia se retiró recientemente de Salt Lake Community College, después de 20 años de servicio, 17 años como Directora de Asesoramiento Académico y Carrera. Obtuvo un Doctorado de Educación en Liderazgo y Política Educativa de la Universidad de Utah en 2015; una Maestría en Comunicaciones, especializándose en Radiodifusión con una especialización en Desarrollo de Diseño Instruccional, de la Universidad Brigham Young en 1984; y una Licenciatura en Comunicaciones, especializándose en Comunicación de Masas con una especialización en Periodismo, de la Universidad de Guayaquil en 1981.

Sonia siempre encontró empleo en áreas que le permitían ayudar a la gente. Primero trabajó con su madre en la Maternidad en Guayaquil, luego en CEDEGE (La Comisión de Estudios para el Desarrollo de la Cuenca del Río Guayas), e hizo algunos escritos independientes antes de irse para continuar sus estudios en BYU. Cuando regresó después de graduarse, trabajó como directora de piso para el espectáculo infantil, Tiko Tiko, insertando notablemente contenido educativo que previamente había estado faltando. También trabajó como profesora de comunicaciones en la Universidad Laica Vicente Rocafuerte.

Después de su matrimonio, al regresar a Utah para vivir de manera permanente, encontró trabajo como productora en el Departamento Audiovisual de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Más tarde, con su esposo, comenzó el periódico en español, América Unida en 1988, primero como una publicación mensual, luego creciendo a una semanal cuando se vendió en 1992. Durante este tiempo, comenzó a trabajar en estrecha colaboración con la comunidad hispana, desarrollando relaciones que han perdurado hasta el día de hoy.

Sonia trabajó durante algunos años como maestra sustituta y tutora en el Distrito Escolar del Condado de Davis. Más tarde, después de trabajar en la industria financiera, ella deseó volver a la educación. Se postuló tres veces para el cargo de Asesor Hispano para SLCC, finalmente lo logró en el tercer intento.

Ella tuvo un impacto inmediato y positivo y disfrutó muchísimo de ayudar a cualquier estudiante que ingresó a su oficina, aunque encontró particularmente satisfacción trabajar con la Asociación de Estudiantes Hispanos y con la comunidad.

Su arduo trabajo y determinación fueron recompensados después de dos años con su nombramiento como directora del departamento. Ella aplicó esa misma energía a su nueva responsabilidad y supervisó el crecimiento del departamento en lo que es hoy. El impacto de la Dra. Parker se sintió mucho más allá de los límites de su departamento y la escuela.

A ella le encantaba viajar. Mientras aún estaba en Ecuador, se salvó para hacer una gira por Europa, donde forjó muchas memorias y amistades duraderas. Después de mudarse a Utah, realizó muchos viajes por carretera a las costas oeste y este y dentro del estado y la región. Con el College, ella viajaba a menudo a reuniones, conferencias y convenciones. Los viajes internacionales estaban reservados principalmente para las visitas con su familia, lo que ella podía hacer casi todos los años, a veces dos veces. Ella pudo hacer un último viaje a Ecuador el año pasado con sus hermanas y una sobrina. Ella pasó un tiempo maravilloso.

Sonia era un miembro fiel de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, a la que se unió con su familia en 1970. Ella sacó sus dotaciones mientras estaba en BYU y se casó en el Templo de Lima Perú. Crió a sus hijos con fe y se enorgulleció de ver a sus dos hijos completar con éxito las misiones de la Iglesia, el mayor de California Riverside (Español), y el menor regresó en marzo pasado de Vanuatu Port Vila.

Ella disfrutó cumpliendo sus llamamientos, el más reciente como miembro de la Presidencia de la Sociedad de Socorro. Organizó muchas actividades divertidas y memorables. Fue su gran pesar cuando finalmente tuvo que pedir ser liberada de sus responsabilidades. Ella amaba mucho a sus hermanas de la iglesia.

Era su fe lo que la ayudó en los últimos dos años y se llenó de paz al enfrentar su desafío final. Ella regresó a su Padre Celestial bien preparada para sus próximas responsabilidades.


 

 

Sonia Alarcón Parker, 61, passed away on the evening of Wednesday August 29, 2018 from complications of lung cancer.  It was the end of a two year journey she preferred not to have had to take, but it was filled more with joy and happiness than disappointment and sorrow.  When her time came, she was taken swiftly and mercifully.  We would have rather kicked the can down the road yet again, but she had made a good run and lived a good life, caring for all she met and loved by all who knew her.

She leaves behind her husband of 32 years, Andrew, and four children Elizabeth, Andrew, Adriana and Daniel.  She was born in Guayaquil, Ecuador to Douglas Alarcón and Olga Suarez, for whom it is their great sorrow to survive her.  She had an older brother, David, who preceded her in death, and has a younger sister Ana, a brother, Jose David, a brother, Daniel, and a sister, Olga.

Her husband and children were the center of her life but she never forgot those who raised her and those who were raised with her.  She was also happy to help many of her nephews and nieces over the years.

She loved Ecuador and was proud of being an Ecuadorian-American.  She took great satisfaction in hosting the Ecuadorian Consulate in Phoenix, many times, to facilitate their serving the community here.

Sonia recently retired from Salt Lake Community College, after 20 years of service, 17 years as Director of Academic and Career Advising.  She obtained a Doctorate of Education in Educational Leadership and Policy from the University of Utah in 2015; a Master of Arts in Communications, majoring in Broadcasting with a minor in Instructional Design Development, from Brigham Young University in 1984; and a Bachelor of Arts in Communications, majoring in Mass Communication with a minor in Journalism, from the University of Guayaquil in 1981.

Sonia always found employment in areas that allowed her to help people.  She first worked with her mother at the Maternidad in Guayaquil, then for the CEDEGE (La Comisión de Estudios para el Desarrollo de la Cuenca del Río Guayas), and did some freelance writing before leaving to pursue her studies at BYU.  When she returned after graduation, she worked as floor director for the children's show, Tiko Tiko, notably inserting educational content that had been previously lacking.  She also worked as Professor of Communications at the Universidad Laica Vicente Rocafuerte.

On returning to Utah to live permanently, after her marriage, she found work as a Producer with the Audio Visual Dept. of the LDS Church.  Later, with her husband, she started the Spanish language newspaper, América Unida in 1988, first as a monthly, then growing to a weekly by the time it was sold in 1992.  During this time, she began working closely with the Hispanic community, developing relationships that have endured to today.

Sonia worked for some years as a substitute teacher and tutor with the Davis County School District.  Later, after working in the finance industry, she desired to return to education.  She applied three times for the position of Hispanic Advisor for SLCC, finally making it on the third try.  She made an immediate and positive impact and thoroughly enjoyed helping any student that walked into her office – any student, though she found particularly satisfaction working with the Hispanic Student Association.  Her hard work and determination was rewarded two years later with her appointment as director of the department.  She applied that same energy to her new responsibility and oversaw the department's growth into what it is today.

She loved to travel.  While still in Ecuador, she saved to take a tour to Europe, where she forged many lasting friendships.  After moving to Utah, she made many road trips to both the West and East coasts and within the state and region.  International travel was reserved primarily for visits with her family, which she was able to do nearly every year, sometimes twice.  She was able to take a final trip to Ecuador last year with her sisters and a niece.  She had a wonderful time.

Sonia was a faithful member of the Church of Jesus Christ of Latter-Day Saints, joining with her family in 1970.  She took out her endowments while at BYU and was married in the Lima Peru Temple.  She raised her children with faith, and was proud to see her two boys successfully complete missions for the Church, the oldest to California Riverside - Spanish Speaking and the youngest returning this past March from Vanuatu Port Vila.  She enjoyed fulfilling her callings, the most recent as a member of the Relief Society Presidency.  It was her faith that helped her through these past two years and she was filled with peace as she faced her final challenge.

A viewing will be held on Friday, September 14, 2018 from 5:00 PM until 8:00 PM, at the Latter-day Saint Chapel, 1510 West Parliament Avenue, West Valley, Utah. Funeral service will be held on Saturday, September 15, 2018 at the Bountiful Central Stake Building, 640 South 750 East, Bountiful, Utah with a time for viewing beginning at 2:00 PM. Interment will be in Hooper City Cemetery.

© 2018 SereniCare Funeral Home. All Rights Reserved. Funeral Home website by CFS